Me Siento Disco

dirección: Axel Ranisch

Hanno es entrenador de salto de trampolín y no entiende a su hijo Florian: está gordo, es un soñador, escucha música romántica y no le interesan las chicas. Florian vive sus mejores momentos cuando Hanno se va a la piscina y él se queda solo en casa con su madre. Entonces, ambos se visten "de discoteca" y bailan en el departamento. Pero, una terrible mañana, la madre cae gravemente enferma, y padre e hijo deben aprender a convivir.



Con sólo dos películas en su haber, Ranisch se ha transformado en la esperanza entre los jóvenes directores de cine alemanes.
— Filmecho/Filmwoche
Una película pequeña, generosa y grandiosamente lacónica.
— die tageszeitung
Tan honesta, disparatada y conmovedora como la vida misma
— Kölner Stadt-Anzeiger

comentarios del director

"Haz películas sobre los temas que conoces". Eso nos enseñó mi profesor, Rosa von Praunheim, a sus estudiantes de cine. Así nació ME SIENTO DISCO, una película llena de recuerdos, escenas y sentimientos que conozco perfectamente: un joven que se encuentra en pleno desarrollo, que choca con su padre, que descubre su sexualidad y apenas la descubre vuelve a esconderla. Un joven que pierde a una persona querida, que a menudo se siente solo y que se enamora de la persona equivocada... Es imposible esconder que Flori se parece mucho a Axel y Hanno a mi papá. Y, sin embargo, con el correr de los años, mientras trabajé en esta historia, los personajes se emanciparon. Heiko Pinkowski y Frithjof Gawenda, los actores protagonistas, dieron vida propia a ese dúo de padre e hijo, con humor, fantasía y encanto. ME SIENTO DISCO es una gran declaración de amor, a mi juventud, a mi barrio, Lichtenberg, y a mi papá. Y no te preocupes, mamá, que a ti también te toca". 


axel ranisch

Axel Ranisch

Axel Ranisch nació en 1983 en Berlín. Fue el hijo gordo de dos deportistas de alto nivel. Al principio, Ranisch mantuvo una distancia crítica hacia el medio cinematográfico pero, en 2002, esta actitud cambió radicalmente gracias a su primer cortometraje, que realizó casi por casualidad. A partir de ese momento, Ranisch produjo cortometrajes en cadena, realizando, en los siete años siguientes, 80 cortos. Ocasionalmente, actúa frente a la cámara, como en la adaptación cinematográfica de FAMA, la obra de Daniel Kehlmann. Además, trabaja como autor, compositor de música cinematográfica y editor. Entre 2004 y 2011, estudió dirección con Rosa von Praunheim y Andreas Kleinert en la Escuela de Cine de Potsdam-Babelsberg.